www.amigosdemazatlan.com.mx

TESTIMONIOS

de

Mazatlecos

NOSTALGIAS MAZATLECAS

Ma. Elena Patterson de

Fonseca


 

Volteando la mirada hacia el pasado

acuden a mi mente los recuerdos.....

conocí Mazatlán ha muchos años,

era tan pequeño y provinciano

con el saber antiguo de otros tiempos.

 

Estas remembranzas fascinantes

me reconfortan de pronto con su magia

y sin querer siento la nostalgia

evocando las noches tropicales,

el sol... el mar..... la arena de sus playas.

 

El puerto y yo fuimos buenos amigos

desde que llegué de tierras lejanas;

disfruté el sol de sus mañanas

y cuando Mazatlán sufrió, yo fui testigo

llorando por el copiosas lágrimas.

 

Vi huracanes que estragos provocaron

la destrucción de “Olivia” fue espantosa,

una población crispada y temerosa.......

siempre admiré cuan pronto se recuperaron

pese a ver perdido muchas cosas.

 

Esta gente ante el dolor, es increíble!

hacen propia cualquier angustia ajena.

Pero cuando hay que gozar la cosa buena,

se unen también y hacen posible

olvidar, superando amarga pena.

 

Suntuosos y elegantes carnavales

los revivo con lúcida memoria:

el combate naval, el júbilo, la euforia,

es fiesta del pueblo do las clases sociales,

se mezclan y bailan al son de la tambora.

 

Por calles del centro y precedida por pajes

desfila la Reina en elegante carroza,

su regia figura, deslumbrante y hermosa,

derrocha alegría al escuchar “los papaquis”

entre serpentinas que la gente le arroja.

 

Conocí las calles con nombres del pasado:

La Genaro Estrada, antes fue la Febo,

Teniente Azueta se llamaba Barrio Nuevo,

Angel Flores, llamaban Guelatao,

Vicente Guerrero se llamó Astillero.

Imposible olvidar la Germán Evers,

se llamaba Fábrica, lo tengo tan presente

y Benito Juárez se llamó Del Puente.

 

Hoy que el pasado me atrapó en sus redes

ninguna de ellas escapa de mi mente........

Guillermo Nelson fue República

en la Presidencia viene a terminar;

Venustiano Carranza se llamó Arsenal,

la que fue Duranguito, hoy Luis Zúñiga

y la Camichín, ahora es Doctor Carvajal.

 

Calle Constitución, era Del Recreo,

espero no equivocarme al describir

y la Canizales antes fue Cañedo........

pienso un poco..... y pensando recuerdo

que Alejandro Quijano, llamaban Fortín.

 

Cada nombre lo encuentro propicio,

Pero me confunden estas mejorías

Niños Héroes se llamaba Sacrificio;

Calle Del Oro, Sixto Osuna en nuestros días.

El Paseo Olas Altas con el nombre igual,

aunque reducido por jardines a su vera;

donde mismo se encuentra Hotel Belmar

y en un extremo, casi en su final,

está el lugar donde existió Carpa Olivera.

 

Era un local construido con madera

apoyado en rocas, otra parte sobre el mar,

fresco salón, invitábate a bailar.........

tomar la copa; otras veces su clientela

solo buscaba de la vista disfrutar.

 

El viejo Faro sobre el Cerro del Crestón,

cuatro siglos cauteloso vigilante,

guiando a Puerto al nocturno navegante

que, desviado y perdido el control

no hallara el rumbo en su viajar constante.

 

Por todos los navegantes del mundo

es conocido este faro en Mazatlán,

para nosotros es orgullo profundo

pues está considerado el segundo,

por su ubicación y altura natural.

 

Otro lugar de lo más interesante

es un Teatro que conservo en la memoria,

en el siglo pasado alcanzó la gloria

luego decayó, pero logró recuperarse

para quedar como testigo de la historia.

 

Y nos platica que el ruiseñor mexicano

cantaría ópera de ilustres hombres,

pero llegó la parca haciendo estragos,

la fiebre amarilla arrasó con tantos

que apagó su voz, pero heredó su nombre.

 

Y así se llama el Teatro hoy en día,

Angela Peralta un recuerdo de ella.

el Teatro Rubio su nombre borraría

por dejar su lugar a éste que sería,

el adecuado por tan grande estrella.

 

Plazuela del Burro, hoy es Angel Flores;

a decir verdad, tal vez ya no recuerdo.......

era tan grande, dos manzanas completas

donde las parejas paseaban sus amores

en aquellas tardes tan cálidas y quietas.

 

Que ocurrió de pronto en la Plazuela?

dividida en dos en aras del progreso

pues siendo su terreno tan extenso,

en la mitad se construyó una escuela

y en la otra, la Plaza que ahora vemos.

 

Observé su construcción desde mi cuarto

se ubicaba por casualidad enfrente,

puerta de entrada por la calle Hidalgo

y su espalda entre Morelos y la Evers,

las dos hoy se llaman Angel Flores.

 

En medio de ellas, quedó la Casamata,

esta calle hoy Serrano es su nombre

todo lo sé muy bien, que no te asombre

pues yo lo presencié desde mi casa.

 

Otros lugares, aunque no son calles,

la gente los menciona hasta la fecha,

como ejemplo citaré la ceiba............

ya no existe el árbol pero tengo los detalles:

ahí convergen Gutiérrez Nájera y la Leyva.

 

Actualmente es tan grande la ciudad.....

increíble pensar que su Aeropuerto

se haya convertido en Universidad

y las playas que solíamos disfrutar,

las rellenaron fabricándoles un suelo.

 

Vi inaugurarse el viejo Estadio Mazatlán

el año cuarenta y tres, son mis recuerdos,

cuantas glorias deportivas fui a gozar;

demolido, reubicado, hoy su nombre es Mariscal

y en su lugar, las oficinas de Cementos.

 

La vieja estación recibía muchos trenes,

retrocediendo, entraban por la Y griega;

ahora es distinto, cada tren que llega

toma otras vías con otros andenes

porque construyeron una estación nueva.

 

Donde fue estación hoy todo es colonia;

hacia un costado se encuentra la Klein

en honor de un Danés de ilustre memoria.

Lo demás sigue siendo la Casa Redonda

Y todo poblado se encuentra el lugar.

 

Los paseos frecuentes a la Casa Blanca

famosa por sus árboles de mango,

hoy parece un pueblo, nada le hace falta

y junto con otras colonias aledañas

el aumento citadino conformaron.

 

Emocionantes los viajes a la isla;

se proponía y hacer preparativos:

trajes de baño, comida y otros requisitos,

tomaba parte toda la familia,

después felices a bordo del mosquito.

 

El Mosquito era un bote muy pequeño,

cobraba un peso por la ida y vuelta;

luego de disfrutar del Sol la puesta

a hacer turno otra vez, para el regreso

al muelle donde el auto nos espera.

 

Olvidaba decir que el Cine Diana

se llamaba Royal en la antigüedad;

casi enfrente me solía deleitar

con una nieve de fresa y banana

servidas en cono de la nevería Trisab.

 

He descrito todo de lo que me acuerdo

aclarando que yo no nací aquí,

soy de Sonora de un pequeño pueblo,

pero quiero a Sinaloa, sobre todo al Puerto

porque en él he vivido y he sido feliz.

 

Aquí  tantos años me dan el derecho

de hija adoptiva que mi alma anhela;

aquí llegué chica, aquí tuve un techo,

tengo mi familia y quizá por eso

soy Mazatleca en vez de Cocoreña.

 

Mazatlán, Sinaloa Junio 1º.

De 1994

Reformada y aumentada 3 de

Abril de 1995

 

Ma. Elena Patterson de

Fonseca










Arreglos Web:

Gustavo Gama Olmos


10/10/2013