La Escuela Náutica forma parte del devenir histórico del puerto y del país, su permanencia actual fue el resulta­do de la gestión de tres mazatlecos: María de los Dolo­res, Rafael (capitán de altura, 1879) y Luís (capitán de fragata, 1881) Izaguirre; como es poco lo que se ha dicho para reco­nocerles sus méritos, al acercarse el día de la Marina Nacional aprovechamos para rendirles justo homenaje. 


Izaguirre es un apellido español con presencia en San Ig­nacio, Sinaloa desde el siglo XVIII, sus lazos se extienden a varias familias de alcurnia, entre ellos los Bátiz. Muchos de sus consanguíneos, además de extenderse por casi toda la geografía mexicana, figuran dignamente en nuestra historia de las letras, política y militar. (Genealogía Bátiz, 1999) 


En su Diccionario, Amado González Dávila registra a María de los Dolores Izaguirre Castañeda (sic) nacida en Mazatlán el 11 de noviembre de 1891 como “la esposa del actual Presi­dente de la República Adolfo Ruiz Cortínez”. (1957) El acta de nacimiento revela que no era Castañeda sino Castañares. Su padre fue el capitán Manuel E. Izaguirre Noriega, nacido en 1854 en la Ciudad de México, hijo este a la vez de Manuel P. Izaguirre y Concepción Noriega. 


Como testigo firma el director de la Escuela Náutica y primer teniente de la armada José A. Ferrer. También encontramos que en marzo de 1891 fungió como testigo del registro de Luís Enrique Coppel Rivas, hijo de Enrique L. Coppel e Isabel Rivas y nieto de don Isaac Coppel. Ferrer vivía por la calle del Recreo #69 (hoy Constitución) y los Coppel Rivas en el # 53. En ese documento firma como 1er teniente de la armada. Sobre Ferrer encontramos que en el puerto de Campeche hubo un buque bergantín goleta que llevaba su nombre. Dicha nave fue capitaneada allá por Rafael Montalvo, el mismo oficial que en 1882 serviría como comandante de la escuadrilla del pacífico junto con el capitán Manuel Izaguirre. 


La Escuela Náutica estuvo localizada frente a lo que hoy es el escudo de Sinaloa en Olas Altas, en un predio que des­pués perteneció a un miembro de la familia Coppel. 


Si bien sabemos bastante sobre doña María de los Dolo­res, los hermanos han pasado desapercibidos. Entre los lo­gros de Rafael destaca haber sido el primer capitán de altura en ponerse al mando en un buque de matrícula mexicana du­rante el mandato de don Venustiano Carranza y cuyo evento dio origen a la celebración del día del Marino, siendo institu­cionalizada la fecha del primero de junio por el presidente Manuel Ávila Camacho. 


La Escuela Náutica de Mazatlán cerró sus puertas durante el porfiriato, cuyo ejecutor fue el capitán de fragata Manuel E. Izaguirre, padre de los personajes arriba mencionados. De él sabemos que se graduó del H. Colegio Militar donde apren­dió navegación y obtuvo despacho de aspirante de 1ª. Inme­diatamente a su graduación fue comisionado a las órdenes del general Foster para viajar a Gran Bretaña donde habrían de inspeccionar cuatro buques de guerra que se construían allá. Luego, el 14 de diciembre de 1880, obtiene la comisión como profesor de la Escuela Náutica de Mazatlán junto con su director el capitán José Ortiz Monasterio. 


Izaguirre solicitó y obtuvo el 6 de junio de 1887, la cátedra de Ordenanzas navales y táctica naval en el H. Colegio Militar y el 6 de octubre del mismo año el de pilotaje y trigonometría – que ejerce desde el 9 de agosto de 1889 hasta el 14 de sep­tiembre de 1894. Deducimos, por fecha del acta de nacimien­to de su hija, que el capitán Izaguirre estuvo en Mazatlán a la fecha del cierre de la Escuela Náutica, donde causa baja, para irse a Veracruz el año de 1894. Algunos muebles y enseres de aquella clausurada escuela incluida una campana, hoy se en­cuentran en un museo que inicialmente sirvieron para iniciar la Escuela Naval Militar de Veracruz de la que Izaguirre fue su primer director. El capitán de corveta José Ortiz Monasterio asentó en el expediente de Izaguirre que “como joven y ve­hemente en su modo de ser; llegará a ser un excelente oficial si se le estimula y pone siempre a las órdenes de jefes que se interesen por su instrucción y adelanto y tan buenas condicio­nes quedarán sin fruto si se les descuida.” 


En el acta de nacimiento de doña María aparecen dos Casta­ñares que eran primos; en la historia de la Alta California hubo oficiales bajo el mando del general Micheltorena, uno de ellos, en 1857, fue el teniente José María Castañares residente de Monterrey y su esposa, la hija de Manuel Crespo, entre otros. 


El comerciante y navegante francés Joseph Limantour tuvo tratos en California con un oficial del gobierno mexicano de apellido Castañares, mientras que en Sinaloa los tuvo con don Joaquín Redo y Balmaceda desde 1850 cuando aquél era residente de Mazatlán. Su hijo José, que fuera Secretario de Hacienda de Porfirio Díaz, era miembro de los “Científicos” grupo político al que pertenecía Diego Redo, lo que valió a éste la postulación y posteriormente el cargo de gobernador. 


El teniente Castañares fue jefe de la aduana de Monterrey, California y junto con el gobernador Micheltorena, endosa­ron documentos a Limantour para que se apropiara en 1852 de extensos territorios confiscados al clero, que incluían el predio donde se asienta la Ciudad de San Francisco. En la ac­tualidad Redos y Limantours conservan ligas económicas y lo rancio del apellido por la vía matrimonial. Antes de embarcarse hacia México el general Milcheltore­na recibió la visita de Limantour y tras una larga conversación dejó una carta oficial del administrador de la aduana de Ma­zatlán que prometía asumir cualquier gasto en que incurriera Micheltorena. Limantour salió rumbo a Mazatlán dos días an­tes de la partida del barco del gobernador Micheltorena. 


Según don Juan de Dios Bonilla, la Escuela Náutica de Ma­zatlán existe, por lo menos en papel, desde que el Presidente Ignacio Comonfort decretó su establecimiento en el mes de mayo de 1857 “con capacidad para veinte alumnos internos”. El decreto no surtió efecto debido a la Guerra de Reforma. An­tonio Lerma Garay (2007) dice que el 8 de noviembre de 1872 se reabre en Mazatlán el Colegio Náutico Mercantil, ubicado en la calle Principal (hoy Belisario Domínguez) #46 en la casa de los señores Fontán, siendo su director Francisco Dublé. 


El 1º de Febrero de 1958, la Armada de México, represen­tada por el Capitán de Navío Federico Romero Cevallos, con asistencia del interventor de la Secretaría de Bienes Naciona­les e Inspección Ing. Carlos Villegas del Castillo, se efectuó la ceremonia en la cual el capitán de Navío G. José H. Orozco Silva director de la Escuela de Clases y Marinería entregó el edificio y mobiliario de este plantel al capitán de Altura Rafael Izaguirre Castañares, director general de marina mercante. 






                                                                                                                                                                                                                                             *Cronista de Teacapán, Sinaloa


FUENTE: http://www.lavozdelnorte.com.mx/semanario/2011/05/08/los-izaguirre-y-la-escuela-nautica-de-mazatlan/


                                                          ARREGLOS WEB:    GUSTAVO GAMA OLMOS

                                                           FOTO:                         ALBUM "PECHE"


Mazatlán, Sinaloa, Mexico.    15 de julio de 2015



escudo_nautica_para_web_aaaaa.jpghistoria_foto_1.jpg

   Los Izaguirre y la Escuela Náutica de Mazatlán


          Por Joaquín López*