www.amigosdemazatlan.com.mx


Historias Mazatlecas

La historia del restaurant "Café Cosmos"

cafe_cosmos_1_web.jpgcafe_cosmos_2__web.jpgcafe_cosmos_3__web.jpgcafe_cosmos_4__web.jpgcafe_cosmos_5_web.jpgcafe_cosmos_6_web.jpgcafe_cosmos_7_web.jpgcafe_cosmos_8_web.jpgcafe_cosmos_9_web.jpgcafe_cosmos_10_web.jpgcafe_cosmos_11_web.jpgcafe_cosmos_12_web.jpgcafe_cosmos_13_web.jpg

Alcanza a conocer a su primera nieta Gama nuestra querida hija Silvita Gama Lorda

a quien muy difícilmente puede sostener en brazos debido a lo avanzado de su enfermedad.



Por razones que no quiero comentar, el año de 1971 fue el ultimo  que el restaurant “Café Cosmos” estuvo en la Serdán y Morelos para cambiarse una cuadra hacia arriba por la Morelos esquina con el callejón A. Nervo.


Don Carlos había partido a la ciudad de México para ser intervenido de un cáncer pulmonar, razón por la que Carlos nuestro hermano el mayor de los hombres tomo la estafeta para proseguir con la administración del negocio familiar.


Nuestra querida sobrina Vicky Garcidueñas de Orenday y yo estuvimos cubriendo sus flancos en esta tarea de relevo.


Los siguientes años transcurrieron con bastante éxito, alternando la administración primero Vicky y después yo.


En 1985 que bajo mi responsabilidad  decidí cerrar.


Los motivos


La situación que prevalecía en esos años a causa del favoritismo oficial hacia el  comercio informal (ambulante) que ocasionaba el cierre vehicular de las calles aledañas, además del gobierno municipal que cambio sentido a varias de estas como la Zaragoza, nos dejo prácticamente incomunicados ante una clientela preferentemente de automóvil que no tenía acceso a nuestro negocio fue la causa motivo y razón principal para esa decisión tomada.


Solo me queda pedir disculpas a todos familiares y amigos, sobre todo a mi esposa Silvia por no haber tenido la fuerza y el coraje de seguir con esta tradición.




Debo reconocer la invaluable participación de mi hermano Jaime y mi sobrina Vicky.







historia y arreglos


Gustavo Gama Olmos


fotos

Album Familiar



Mazatlán, Sinaloa, 28 de Noviembre de 2014





















 

Editor del menú
cafe_cosmos_7_b_web.jpg


con su mejor amigo y primo hermano Q.F.B. Gaspar Aguilar Comparan "el payito"


Regresa  al  trabajo  con  nuevos  bríos  y  es  ahí  cuando  trae  la  idea  de montar un rosticero de pollos a la leña, 

mismo  que  se  da  la  tarea  a  diseñar   de  acuerdo  al que él vio en Guadalajara el cual con la ayuda de su amigo 

Rosendo  Santana quien  tenia  su taller  en  carnaval  y  21 de marzo, logra  terminar e instalar en el año de 1954

 

(justo poquito después que en otro restaurant mazatleco “El Doney” en la 5 de mayo  se le habían adelantado


 instalando el primero  pero con gas).


De allá de Guadalajara traía también la formula de una salsa especial para aves que le regalo el griego Linveropolus, quien le hizo prometer que no la divulgara que solo la usara para su propio negocio.

cafe_cosmos_8_b_web.jpg

Florencio Hernandez  mi tío lencho



Desde la Zaragoza hasta la Angel Flores, la Aquiles Serdán se constituía a la par que Olas Altas y las plazuelas  en lugar para festejar el carnaval. Gente de a caballo como el “chilolo” Tirado, Chano Velarde y muchos otros bailaban sus cuacos al son de la tambora que los seguía por horas.


Para 1960 llega a la presidencia municipal don Antonio Toledo Corro, quien traia ideas muy modernistas para la ciudad y empezó el tumbadero de fincas y edificios viejos por toda la Aquiles Serdán y la Juan Carrasco  misma que unió con la Serdán para lo que tuvo que partir en dos la manzana de Zuñiga, Serdán, Zaragoza, tte. Azueta.

A nuestro Café Cosmos con todo y rosticero le toco la tumba para la ampliación de la Serdán, todo en aras de la modernidad y del progreso donde a falta de conciencia cultural desaparecieron los frentes de varios edificios que no eran tan antiguos como los del centro histórico pero que si merecían respeto.


Nuestro protagonista no se amilana e inmediatamente construye el tercer rosticero para seguir así atendiendo a la ya numerosísima clientela.


Ya para estos años de los sesentas Carlos y Feliciana sin ser lo que pudiéramos decir ricos, pero si con un solvencia económica suficiente para pasar su vejez tranquila contaban con su casa propia y locales de renta en Gutierrez Najera y Aquiles Serdán.



Editor del menú

Doña chana le daba gusto a su esposo deleitándolo con melodías que ella tocaba en su piano.

 

Aquello que debía de terminar como un cuento de hadas ….                           ”y vivieron felices para siempre” 

no fue asi, el destino caprichoso acaba con la vida de la señora de Gama, aquella mujer que nunca se quejo de enfermedad alguna y que trabajo incansablemente muere a la temprana edad de 58 años, 2 septiembre de 1969.


A ella no le toco ver a todos sus hijos casados.


Don Carlos la sigue a los pocos años, el fallece el 6 de julio de 1972.


Los últimos solteros se casaron, don Carlos no pudo asistir a la boda de su hijo Carlos pues ya sus fuerzas no le permitían.

Editor del menú

Carlos Gama Aguilar nacido y criado en Elota Sinaloa, en 1920 a la edad de 17 años regresa al puerto de Mazatlán lugar de donde la familia Gama es originaria y trata de recuperar el patrimonio que les lego su padre Carlos Gama Pico (quien murió en 1910), para lo que se dirige a las oficinas de gobierno municipal con un montón de títulos de propiedades (casas y terrenos rústicos y urbanos). Triste sorpresa se lleva cuando le dicen que por falta del pago de impuestos todo se había perdido. Desde entonces empieza la lucha por sobre salir en un mundo donde la revolución todavía no termina.

Después de mucho incursionar trabajando como empleado de Telégrafos de México, socio fundador de la cooperativa "Camioneros Unidos", sindico en Dimas y no sé que más en Contraestaca, regresa al puerto donde ya había formado una familia en unión con Feliciana Olmos Hernández.

De traje claro Carlos Gama Aguilar en algún lugar de Sonora trabajando para Telégrafos de Mexico



Esta   historia   empieza   poco   más   o   menos   en   1943, cuando   Carlos  y  Feliciana   con   toda   la   familia 

(menos yo pues naci el año 47) se establecen en una casa por la calle Aquiles Serdán #99 norte esquina con la calle Morelos, justo a un costado del Cine Zaragoza.


La  necesidad  los  obliga  trabajar  en  lo  que  se  pueda, por lo que monta una pequeña paletería a la cual nombra  "Pinocho", un nombrecito que no fue muy del agrado familiar pues nuestra nariz da mucho que decir.

Don Julian Calderon dueño de la funeraria, moderniza su carroza (al fondo se ve la paleteria “Pinocho”)



Con la ayuda de su amigo don José Luis Bernal expende leche y todavía se da tiempo de empacar hielo para mandar a los pueblos circunvecinos  en los camiones tropicales de los que en su inicio fue socio fundador.



Aquí con sus primeras hijas: Rosa Maria y Olga Amelia


Don Carlos tenia una capacidad increíble para la carpintería y electricidad por lo que muy poco veíamos a los maistros trabajando ahí, el solo se las arreglaba.

La cercanía con el cine fue el detonante para que doña chana empezara  a vender cena, pues al terminar la función la gente llegaba a las tostadas, taquitos y tamales. Pronto aquella casita tipo chorizo como todavía existen muchas por todo el centro, fue cediendo espacios para atender a la numerosa clientela que ya se había constituido, relegando los dormitorios hacia el fondo, lugar que no tardo mucho en ceder el espacio para la cocina.

Así siguen metiéndole ganas a la cenaduría, por lo que dejan el expendio de leche y hielo, las paletas no duraron mucho. 



Mis hermanos Olga Amelia, Jaime, Elizabeth e Hilda Estela


En el espacio ganado monta la  cocina y crece el comedor y se abre la venta de comida y desayunos cambiando el giro de cenaduría por el de restaurant  al que le ponen por nombre…."Café  Cosmos", este nombre lo vio en uno de sus viajes al D.F. en un restaurant que se encontraba en San Juan de Letrán (a lo mejor sigue ahí).

Es entonces cuando la salud de nuestro protagonista decae gravemente y es trasladado a Guadalajara para ser intervenido quirúrgicamente y corregir los daños ocasionados por una ulcera en el duodeno. 


Con la ayuda de Dios, la familia y amistades salen adelante.



Elizabeth, mi prima pita, Rosa Maria, Elsa de la Luz, mi papá y yo



Don Carlos tenia por costumbre tomar su café y dibujar en servilletas sus proyectos 


por lo que no era raro verlo siempre haciendo esto.



El primer rosticero fue construido de fierro y lamina, solo la parte donde se quemaba la leña era de ladrillo refractario, de tal manera que irradiaba mucho calor por lo que pronto fue reemplazado por uno de material.


Mi queridos sobrinos Carlos Alfonso y el popo Aguirre Gama


Por aquellos días no había muchos restaurantes en el puerto y la mayoría eran de chinos, ahí por la misma A. Serdán rumbo al mercado estaba el restaurant Zaragoza al lado opuesto del cine,  adelante se encontraban el Oriental y el Jano cerca del mercado. Comidas muy diferentes por lo que la competencia era mínima más bien cada quien tenía su propia clientela, a nosotros nos gustaba el Shop Suey del Jano y a ellos los pollos de aca.

Con una de las embajadoras, de izq a der: 


Florencio Hernández, Don Gabriel R. Osuna, Leopoldo Reyes Ruiz, Julio Flores y don Alfredo Patrón.

Celebrando mi 11vo cumpleaños con Mauro Rios, Alejandro Shimizu y Rodolfo Castañeda



el refrigerador de botellas al fondo fue  diseñado por don Carlos Gama Aguilar



En esos años el desfile del carnaval acostumbraba iniciar en la A. Aquiles Serdán y las coronaciones de las Reinas se celebraban en el Cine Teatro Zaragoza. Mi tío Florencio Hernández  en compañía de Julio Flores traían a las embajadoras de Tijuana, Santa Monica y San Diego, y pues claro que las atendíamos en nuestro restaurant Café Cosmos.