www.amigosdemazatlan.com.mx


Historias Mazatlecas


La Fundición de Sinaloa

La Fundición de Sinaloa, empresa que tuvo sus orígenes en el año 1862, bajo los auspicios del ciudadano Francés Francisco Loubet, personaje que instala una pequeño taller de fundición, que posteriormente en el año de 1879 traspasa al rico comerciante e influyente político Don Joaquín Redo de la Vega, quien a su vez se asocia con el Sr. Vicente Ferreira para prose-guir con la operación de esta modesta fundición.

Por esos mismos tiempos en el año 1880 Don Francisco Loubet, con parte del dinero que recibió del Sr. Redo por la venta de la fundición Mazatlán,  lo utiliza para ayudar a su hijo Alejandro a asociarse con el Sr. Francisco Urriolagoitia para establecer una pequeña fundición.

En el mes de Abril año de 1883, el rico inversionista español, Francisco Echeguren de la Quintana, en sociedad con su hermana y sobrinos, decide asociarse con el hijo de Don Francisco, el Ing. Alejandro Loubet y Guzmán, eminente profesionista, --- graduado en la Escuela de Artes y Oficios de Angiers Francia, en donde recibió su título de Ingeniero en el año de 1877--- para constituir la empresa Fundidora Loubet y Cía.


En el año 1885 estos visionarios industriales a raíz de la trágica muerte del Sr. Ferreira,( al hundirse el vapor Sonora a fines del año 1884) rentan en 100 pesos oro a la Sra. Carlota Hidalgo Vda. de Ferreira, la fundición de Mazatlán y cinco días antes de finalizar el año, con la gran visión que los distinguía, los Sres. Loubet y Echeguren adquieren por la cantidad de 25,000 pesos oro, todas las instalaciones, con lo que consolidan y constituyen, lo que a la postre seria la industria más importante de Mazatlán y que llevaría por nombre Fundición de Sinaloa.

Es preciso dejar asentado que esta empresa fue vital para el despegue y desarrollo de otras industrias, solo bastaba entrar en sus galerones de producción para constatar que ahí se elaboraban entre muchas otras cosas, las maquinarias para las minas y haciendas de beneficio de todo el estado.

La lista de lo que se producía en esta fundición era extensa y muy variada, Lavaderos, Cilindros Trituradores, Rieles, Carros y Clavos para minas, Tubería de Fierro, Calderas, Tanques de Almacenamiento, Conexiones, Válvulas, Llaves, Aceiteras, Malacates, Estufas, Quebradoras Blake, Tuercas, Tornillos, Arandelas, Estructuras de hierro para Kioscos, Bodegas y Mercados, exquisitos Barandales y Enrejados de Fierro, Compresores de Aire, Muebles, Pupitres y Acero en Laminas.


Esta poderosa industria tenía sus instalaciones en la calle del Arsenal (hoy, Venustiano Carranza) una de las calles más amplias y animadas de esos tiempos y ocupaba una serie de fincas que en conjunto abarcaban 9,400 metros cuadrados sobre los cuales se asentaban dos construcciones; uno de estos edificios tenía su frente a la bahía del Astillero (hoy Fraccionamiento Playa Sur) y en su piso bajo estaban situadas las oficinas directivas de la empresa, almacenes de mercancías y los departamentos de tuberías, conexiones y piezas varias.

Anexo a esta área existía un salón muy grande de exhibición y al fondo del edificio se ubicaban unos grandes talleres de tornos, los hornos de fundición, talleres de herrería, fraguas, calderas y maquinaria diversa.

El otro edificio de la fundición de tres pisos, se encontraba unido por un puente con el edificio principal y daba cabida a los talleres de carpintería de los que salieron muchos muebles de bejuco tan populares en esa época y muchos pupitres de escuela de excelente acabado muy solicitados y usados por todas las escuelas de la región occidental del país.

Foto de fines de siglo 19, mostrando tecnología de punta, fabricada en la Fundidora de Sinaloa, 

maquina montada en el taller de  Hnos Felton.


foto del archivo personal de Manuel Gómez Rubio

Los trabajos de la Fundición de Sinaloa llenaron muchos espacios en el puerto de Mazatlán,

 prueba de ello tenemos el mercado “José María Pino Suarez”,  anteriormente llamado:

   “Manuel Romero Rubio” 

en honor al padre de doña Carmen Romero Rubio y Castelló esposa de don Porfirio Díaz.

 Carlos mi hermano nos sorprendió con unas fotos del quiosco que esta en el poblado de Álamos Sonora 

y que fue construido precisamente por la Fundición de Sinaloa.

El Jorge González Olivieri, nos hace llegar estas fotos de otro quiosco que antaño estuvo si no me equivoco en la Plazuela Ángel Flores (del burro)

y que hoy engalana la plazuela de San Francisquito.










Este archivo fue recuperado por nuestra querida amiga Sandra Luz de Mazatlán Interactivo


FOTOS:

Manuel Gomez Rubio

peche 

Carlos Gama

Jorge Gonzalez Olivieri


FUENTE:

http://www.mazatlan.gob.mx/modules.php?name=News&file=print&sid=262  


ARREGLOS:

Gustavo Gama Olmos

www.amigosdemazatlan.com.mx














.................................................................................










fundicion_1.jpgfundicion_2.jpgfundicion_3.jpgfundicion_4.jpgfundicion_5.jpg