www.amigosdemazatlan.com.mx

 Historias Mazatlecas


           La familia De Cima




 


Nuestra Familia y la Ciudad de Mazatlán

 

  Entre 1847 y 1848, Mazatlán fue tomando militarmente por los estadounidenses mientras que el coronel Rafael Téllez, enviado a custodiar al puerto, se enfrentaba militarmente con las fuerzas liberales de la familia De la Vega de Culiacán y pretendió separar Sonora y Sinaloa de la Republica Mexicana en acuerdo con los Yanquis.

         Durante 1852 se intento separar políticamente a Mazatlán, y su región adyacente del Sur, del resto de Sinaloa. En este acontecimiento jugó un papel de primer orden el cónsul español José Martín Echeguren.

         El 1 de enero de 1852 tomo posesión del gobierno el coronel Francisco de la Vega, cabeza principal del clan familiar de los De la Vega, de Culiacán, quienes en reiterada ocasiones habían enfrentado abiertamente a los comerciantes porteños. Ambas facciones se acusaban de contrabandistas en los puertos de Mazatlán y Altata.

         Una vez en la gubernatura, Francisco de la Vega pretendió establecer reformas fiscales tendientes a sustituir las alcabalas en el interior del estado por un impuesto directo que sería cobrado al comercio. La aplicación de este impuesto provoco desórdenes populares en Mazatlán, promovidos abiertamente por los comerciantes.

         El primero de estos motines se dio el 15 de mayo de 1852, obligando a que la junta municipal hiciera suya la petición de mantener en suspenso el pago de las contribuciones hasta que el gobierno del estado no diera marcha atrás.

          El gobernador procedió a cobrar por medio de la fuerza la contribución, y cuando el 28 de mayo acuden a la casa comercial de José Somellera a realizar el cobro, una muchedumbre enardecida apedreó al jefe político y a los policías encargados de cobrar el impuesto.

         El acto de rebeldía originó la presencia del gobernador en Mazatlán para obligar a los comerciantes a sujetar al pago de la contribución, además de una multa por los desórdenes y el desacato a su autoridad.

         El 12 de junio ordenó que fueran detenidos los cónsules Pedro Fort, de Francia, y José Martín Echeguren, de España, y el señor Lino Arizqueta, socio de Echeguren en la firma de Echeguren, Quintana y Compañía, así como a los comerciantes Agapito Somellera, Ignacio Lerdo de Tejada e Ignacio Herrera, a quienes se les obligó a pagar una multa de 25 000 pesos.

         Como respuestas se produce un levantamiento militar auspiciado por el comercio extranjero al frente del capitán Pedro Valdés, quien el 11 de julio toma por asalto el cuartel de la guarnición federal de Mazatlán y la casa del gobierno, haciendo prisionero al coronel Francisco de la Vega y al general Ramón Morales. Estando Prisionero, el gobernador se vio obligado a negociar su vida, dejando en manos de Valdés recursos financieros y armamento, retirándose de inmediato a Culiacán.

         Los pronunciados de Mazatlán levantaron entonces la bandera de la separación, intentando convertir el puerto y su región adyacente en otro estado de la república, pero como sólo respondieron a favor de la medida las autoridades del distrito de San Ignacio y en los demás no hubo respuestas, se decidió eliminar militarmente el clan de la Vega.

         El 25 de agosto de 1852 Martín Echeguren, Francisco Pérez Bustamante, Juan Cruz Gavica, Antonio González, Ignacio Lerdo de Tejada, Rafael Ezquerra, Doroteo Gavica y Manuel Cabezut, otorgaron amplio poder a los señores Lino Arizqueta y Agapito Somellera para que comparecieran ante el general Mariano Arista, a la sazón presidente de la república, para denunciar los atropellos del gobernador de Sinaloa.

         El 13 de Septiembre de 1852 se da el pronunciamiento del Plan de Hospicio en Guadalajara, que culminó con la deposición del presidente Mariano Arista y el regreso del general Antonio López de Santa Ana a la que sería su última gestión presidencial.

         Pedro Valdés y los pronunciados de Mazatlán de adhirieron al Plan de Hospicio y con ello dan sustento político a las ambiciones de sus auspiciadores de despojar a todos poder a los De la Vega.

         Santa Anna reconoce a Pedro Valdés, y bajo el mando del general Antonio Grosso inicia campaña rumbo a Culiacán derrotan en el Portezuelo, cerca de Culiacán, al coronel Francisco de la Vega.

         Las fuerzas de Valdés tomaron Culiacán y durante tres días se cometieron desórdenes e incendios en contra de las propiedades de la familia del gobernador y personas afines.

         Después de esta acción Valdés traslada los poderes estatales al puerto, procediendo luego a nombrar autoridades, ocupado primeros puestos de gobierno los señores Miguel Zires, Ignacio Lerdo de Tejada, Rafael Esquerra, Manuel Rodríguez, Doroteo Quevedo, Victoriano Aldas e Ignacio Herrera. Estos, como puede advertir, formaban parte del comercio porteños y habían sido los principales involucrados sobre el gobernador.

         El 18 de enero de 1853 Francisco de la Vega volvió a Culiacán, para ser repelido de nueva cuenta: es derrotado en Balacachi, distrito el de Fuerte, el 17 de marzo de 1853, por el general Antonio Grosso. Con ese enfrentamiento se pone fin a las actividades políticas de la familia De la Vega.

         Con la derrota de los comerciantes de Culiacán, el capitán Pedro Valdés asciende a coronel y se convierte en gobernador interino del estado. Después, hasta el triunfo de la revolución de Ayutla y del general Juan Álvarez en 1855, el poder gubernamental se Sinaloa será ejercido directamente por los comandantes militares designados por Santa Anna.

 

Aparición de San Francisco

 

Con la firma de los Tratados de Guadalajara-Hidalgo entre las autoridades mexicanas y estadounidenses, el 2 de febrero de 1848 se da finiquito legal a la guerra entre las dos naciones, con la sesión de los territorios norteños del territorio nacional.

        Con este acto, los estadounidenses obtendrán la ventaja de convertirse en un país con grandes extensiones en el Pacífico e iniciar su avance comercial y militar sobre el océano y, con la apertura del puerto de San Francisco, del dominio comercial transpacífico.

         Ello significara para Mazatlán y México una pérdida significativa: en adelante los yanquis intermediarían en el comercio con el Oriente.

         San francisco, enclavado en la Alta California, vivirá a partir de esa época un desarrollo considerable como puerto de altura, absorbiendo para el desarrollo de su hinterlan alimentos, materias primas y fuerza de trabajo. Con la deslumbrante noticia de la bonanza de oro en California, se dio el despoblamiento de los estados de Sinaloa y Sonora.

          Es también la época en que los  señores Arthur de Cima de  León,  americano, su padre el señor Juan de Cima y  Don Robert Scott Henderson llegan a la ciudad de Mazatlán al igual que otros extranjeros a hacer negocios con los EUA y Europa, prosperando y dejando formadas las bonitas familias que integran este árbol familiar.

 

========================================================

 

Nota 1.-

EL FERROCARRIL URBANO Y LOS TRANVIAS

Enero 4 de 1897

 

Discútese actualmente en el seno del ayuntamiento un dictamen presentado por la Comisión de Ornato, el cual se relaciona con la solicitud que a dicha Corporación elevo el Sr. Arthur de Cima para que se le conceda permiso para construir en esta ciudad un sistema de tranvías eléctricos, subvencionándolo además con la suma de cien pesos mensuales.

                 Al referido concurso concurso acompaño al Sr. Cima un plano en que se determina las calles que deben cruzar la proyectada vía, algunas de las cuales se encuentran ocupadas por la Empresa del Ferrocarril Urbano, y otras aunque abandonadas por mas de diez años, como las calles comprendidas en el antiguo ramal de Mesón de Palmillas, la misma empresa reclama el derecho de poseerlas, máxime que ahora que pretende, según lo ha manifestado a la Corporación Municipal, reparar este tramo en su línea.

                 Ignoramos si la mencionada Empresa que representa la sucesión del Sr. D. Jesús Escovar, intentara realmente hacer tan importante reparación o pretenderá tan solo levantar obstáculos al importantísimo proyecto del Sr. Cima.

                 Como quiera que sea, existe un hecho notorio que señala una deficiencia inaudita de parte del ayuntamiento que celebró con el primitivo concesionario del Ferrocarril Urbano el contrato respectivo, de 25 de febrero de 1875, y es que no se previó el caso de que la Empresa abandonara la explotación de la línea o parte de ella, y que se declarase la caducidad de la con concesión por esta causa, pues la Ley-contrato en su Articulo 5º menciona únicamente para tal efecto los dos extremos siguientes: el no comenzar o no concluir los trabajos en los plazos señalados, los cuales fueron: para la construcción de la vía de la Aduana al Astillero, tres años; y cinco para el establecimiento de los ramales que convinieran a la Empresa.

                  Resulta en consecuencia que dieron principios y se llevaron a termino en el tiempo estipulado los trabajos de construcción del Ferrocarril Urbano; pero que después de algunos años se abandonó la conveniencia de los empresarios la explotación del ramal de palmillas, y ahora el Ayuntamiento no puede declarar la caducidad por no encontrarse previsto terminantemente el caso. Y como indispensable corolario se desprende que nuestro honorable cuerpo edilicio no se encuentra facultado para conceder al Sr. Cima el uso de calles que, como la de “Olas Altas”, designan en sus planos para el trayecto de los tranvías eléctricos.

                  Evidentemente es absurdo que el abandono de diez años no signifique la insubsistencia de una concesión, tratándose sobre todo de obras materiales en que va de por medio el interés publico, y seria curioso que mañana se le ocurriera a la empresa del ferrocarril urbano suspender la explotación de su líneas, y después del transcurso de un cuarto de siglo la reanudase, pretendiendo las mismas garantías y privilegios que actualmente le corresponden.

 

                 Al conceder, pues, el Ayuntamiento el permiso necesario para la reparación del ramal de Palmillas, debe en nuestro concepto fijarse en las anteriores observaciones y prevenir al concesionario que si dentro de un plazo conveniente no concluye las obras respectivas, y que si después de concluidas abandonan la explotación por otro lapso prudente que se le determine, se declara administrativamente y de plano la caducidad, sin perjuicio de que se le obligue a otorgar fianza o constituir un deposito como garantía del cumplimiento de las obligaciones que contraiga.

                 En cuanto al concurso del Sr. Cima sobre tranvías eléctricos, esperamos que la Corporación municipal, inspirándose como hasta el presente, en el bien publico, resolverá de conformidad a lo que pretende el solicitante, una vez que la realización de esa mejora significara para Mazatlán un gran paso en el camino del progreso.

                Bien merece, por otra parte, ese apoyo un hombre que, como el Sr. Arthur de Cima, no ha vacilado en exponer su capital planeando antes mejoras como el alumbrado eléctrico y el  servicio telefónico, mejoras que hablen muy en alto a favor de la ciudad y del estado.

                  No sabemos los términos en que se haya formulado el dictamen de la Comisión  de Ornato, pero entendemos que la reconocida ilustración de las personas que la componen, habrá sin duda resuelto el punto de una manera plausible para todos.

                  Una absoluta imparcialidad nos mueve al escribir este artículo, y por lo tanto, al expresar nuestra opinión favorable al proyecto del Sr. Cima, no pedimos se le exonere de las obligaciones que también deben corresponderle en el caso de que se acceda a su solicitud.

                  Al igual que a la empresa Urbana, tendrá que garantizar el cumplimiento de la obra que intenta, y sujetarse a los demás requisitos que la ciencia y el bien publico reclaman.

                  Habrá, pues, que exigírsele que la vía sea sólida y dotada del material necesario para el buen servicio publico; que los rieles no queden no queden levantados mas de una pulgada sobre el nivel ordinario de las calles y que en los cruzamientos de éstos así como en los escapes se construyan las obras que sean precisas para que no se dificulten el transito de carruajes ni las corrientes de las aguas, en fin, que la vía llene las condiciones requeridas por su naturaleza, y que la experiencia ha señalado en obras de igual clase llevadas a cabo en las ciudades importantes de la republica.

========================================================

 

Nota 2. Historia de la Instalación de la Energía Eléctrica ciudad de Mazatlán

 

Después de la instalación de la planta en el mineral de Guadalupe, Jesús Escovar instaló en 1896, de acuerdo con el ayuntamiento, el alumbrado eléctrico de la ciudad de Mazatlán. Con esto, el puerto se convertía en una de las primeras ciudades que poseían alumbrado eléctrico no solo en Sinaloa, sino en todo el país.

Una de las ventajas que representaba que Escovar fuera el dueño de la empresa de luz eléctrica, fue que también poseía la empresa de gas hidrógeno, con la cual alumbraba la ciudad en los casos que fallara la planta de energía eléctrica, hecho que favorecía grandemente a los usuarios y a la sociedad en general, ya que de esta manera la ciudad no quedaba totalmente a oscuras.

Por su carácter de puerto, Mazatlán vivía un dinamismo sin precedentes, debido a la entrada y salida de barcos que transportaban personas de otros lugares del mundo, que se asentaban de manera definitiva o que solo venían a negociar con los comerciantes mazatlecos. Estos últimos eran reconocidos por la importancia de su comercio a nivel estatal y nacional.

Debido al desarrollo comercial, a la demanda de las empresas industriales y a las necesidades del ayuntamiento por modernizar el alumbrado para beneficio propio y de la ciudadanía, al establecer el contrato con Escovar se convino que la energía producida por sus dinamos o motores fuese utilizada en primer lugar como alumbrado eléctrico para iluminar los edificios municipales y lugares públicos, ya fuesen plazuelas o mercados.

Con la introducción de luz eléctrica se intentaba reemplazar las luces de gas que el mismo Escovar proporcionaba; con ello también desaparecerían, paulatinamente, los tradicionales medios de iluminación que funcionaban con petróleo y grasas vegetales o animales, los cuales eran muy populares entre las clases bajas de la época.

Al finalizar las negociaciones del contrato los representantes del cabildo eligieron los lugares donde habrían de colocarse las luces. En primer termino se iluminaron edificios municipales como la prefectura, la cárcel, la casa municipal, entre otros; luego se distribuyeron lámparas por las calles y plazuelas de la ciudad, por ejemplo, recibieron iluminación los siguientes lugares: las esquinas de la plaza Hidalgo, la plaza Machado, las esquinas de la Principal y Nueva, Peñuelas y San Germán, jardín Juárez y la del Puente y Faro.

Después de cumplir su compromiso con el ayuntamiento, la citada empresa, a fines de julio de 1896, puso en conocimiento del publico en general que podía suministrar alumbrado eléctrico a domicilio y que las personas que así lo desearan podían pasar a contratar a la Empresa de Gas y Luz Eléctrica de Mazatlán, la cual tenían sus oficinas en la calle Principal números 262 y 264.

Aproximadamente un mes después de concluir los trabajos de instalación del alumbrado eléctrico en el puerto, Jesús Escovar falleció a causa de un golpe que se dio en la cabeza al caer del buggy en que viajaba. Su muerte no trastorno el funcionamiento de sus negocios, ya que al frente de ellos quedo Marcelino Herrerías como primer albacea de intestado; en caso de que Herrerías no pudiera continuar, ya fuese por enfermedad o muerte, les sucedería Carlos F. Escovar, como segundo albacea.

En lugar de decaer la empresa al morir su fundador, experimento un aumento en su economía debido a la demanda ejercida por los usuarios, y si a esto le añadimos la buena administración que sobre la compañía ejercieron Marcelino Herrerías y sus cuñados es comprensible que sus finanzas fueran viento en popa.

Por otro lado, también se vio favorecida por los distintos eventos que realizaba el ayuntamiento con motivo de las celebraciones efectuadas durante los días festivos; por ejemplo, cuando celebraban el aniversario de la Independencia, el cabildo contrataba con la Empresa de Gas y Luz para que la Plazuela Machado luciera espléndidamente iluminada en esos días de fiesta.

En tales eventos, la compañía adornaba las plazuelas de tal manera que la población quedaba asombrada por la luz proporcionada por los focos colocados estratégicamente. Con ello, la población podía disfrutar de una velada agradable al amparo de esta iluminación.

 

Por su parte, la Empresa de Gas y Luz Eléctrica, para corresponder el aumento de sus usuarios y a que el ayuntamiento le favorecía con sus peticiones para alumbrar eventos sociales de importancia para el cabildo y la comunidad, proporcionaba luz gratis en determinadas ocasiones. Un ejemplo de tal actitud se observo cuando Francisco Cañedo, al ser elegido gobernador del estado para el siguiente periodo, el 27 de septiembre de 1896 hizo su presentación en el puerto.

Por otro lado, tras el éxito obtenido por la empresa y atendiendo la petición hecha por Jesús Escovar antes de su muerte, el ayuntamiento autorizo el 5 de enero de 1897 una reforma al contrato, en ella se pedía un aumento por proporcionar dicho alumbrado.

Tal era la demanda de la empresa, que en febrero de ese mismo año llego en un barco llamado Orizaba un motor de 250 cv, para establecer la cuarta instalación de la citada empresa.

También en ese mismo vapor llego la maquinaria que se utilizaría para reparar y aumentar el numero de vías del ferrocarril urbano que poseían los hermanos Escovar. Una de las notas publicadas en El Correo de la Tarde señalaba que bajo la dirección de Jesús Escovar (hijo) se iniciaron los trabajos de reconstrucción de las vías del ferrocarril urbano hacia Palmillas, parte de las calles De los Cocos y Nueva. El ramal cruzaría por el costado norte del mercado Romero Rubio y seguiría las calles del Puerto Viejo, Vigía, Olas Altas y Aduana, hasta rematar en el muelle.

El desarrollo obtenido por la empresa permitió que ésta creciera y a la vez proporcionara importantes dividendos a la familia Escovar. En 1897, los herederos de Jesús Escovar decidieron cambiarle el nombre a la sociedad fundada por su padre, llamándose la nueva asociación Escovar Hermanos. Dicho cambio solo afectó la razón social de la empresa, ya que ésta continuó explotando los mismos negocios que en vida dirigiera Jesús Escovar.

Debido al crecimiento de la ciudad y a la demanda cada vez mayor de alumbrado y fuerza motriz solicitada por las distintas empresas e industrias que componían la geografía mazatleca, la citada sociedad, en un intento por satisfacer las necesidades de sus clientes, aumento hasta 2000 las luces extras que se colocaron en la ciudad.  Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones por satisfacer las necesidades del publico no le fue posible cubrir todas las peticiones, debido a que los dinamos se calentaban a tal grado que podían quemarse, lo cual ocasionaría graves daños a los propietarios de la empresa y al publico consumidor de energía eléctrica, así como a toda la sociedad que disfrutaba los paseos nocturnos por las calles y plazuelas iluminadas con resplandecientes lámparas.

Otra de las empresas que proporciono alumbrado eléctrico en Mazatlán fue la de Arthur de Cima, que solo prestaba sus servicios al ayuntamiento cuando la compañía de Escovar no lo hacia por causas de fuerza mayor. Sus principales usuarios eran los comerciantes o dueños de algunas empresas o factorías de la ciudad.

Debido a la demanda que recibió la empresa por parte del vecindario, no solo se sostuvo satisfactoriamente, sino que se desarrollo de manera rápida. Tanto así que para 1896 contaba con 300 contratos que avalaban cerca de 800 luces. Esta demanda se debió posiblemente a que en su primer año de servicio la empresa mostró que podía funcionar de manera eficaz, presentándose solo una falla en su alumbrado.

En una entrevista hecha a Arthur de Cima por un corresponsal de El Correo de la Tarde, afirmo que en enero de 1897 llegaría la tercera instalación eléctrica que compro para brindar una mayor cobertura a las demandas hechas por el público.

A semejanza de lo que sucede en el presente con las actuales compañías de luz eléctrica y teléfonos, la empresa de De Cima no se hallaba exenta de los perjuicios que causaban los vándalos del lugar. Por ejemplo, se quejaba el gerente y el administrador de que manos criminales intentaban incendiar las instalaciones eléctricas, ya que ponían trices (sic) para circunscribir un circuito y que se calentara el dinamo y se quemara. Esto, decía el gerente, podía ocasionar la muerte del que podía el trick o de algunos de sus operarios.

En los preparativos del carnaval de febrero de 1898, la Empresa de Gas y Luz Eléctrica de los hermanos Escovar y la Compañía de Teléfonos y Luz Eléctrica propiedad de Arthur de Cima, adornaron sus postes para tan importante evento; además, fueron contratados para iluminar los principales salones donde se llevarían a cabo los bailes que se celebraban en dicho carnaval.

Por otro lado, preocupados por el alto numero de fechorías que se llevaban a cabo en perjuicio de los clientes de la empresa y de ella misma por sujetos que se decían trabajadores de la Empresa de Gas y Luz Eléctrica, los Escovar decidieron uniformar a todo el personal que trabajaba en sus instalaciones, de esa manera el público los distinguiría fácilmente, disminuyendo con ello los daños causados a la empresa.

Después de varios años de establecerse la Sociedad Escovar Hermanos, en 1904 se constituyo la Empresa de Corriente Eléctrica, S.A. cuyos socios eran José H. Rico, Andrés Avendaño, Francisco Valades, Roberto Henderson, Gerald E. Ward, W.E. Lloyd, Herberto Wooster Felton y Escovar Hermanos. Estos últimos, buscando aumentar su capital y consolidar con ello la empresa de energía eléctrica, rescindieron el contrato que tenían con el ayuntamiento para alumbrar la ciudad; empero nuevamente, en unión de los empresarios señalados, iniciaron negociaciones con el cabildo para continuar alumbrando la ciudad, solo que en esta ocasión a nombre de la Empresa de Corriente Eléctrica.

La nueva sociedad se formo con un capital de 200,000.00 pesos divididos en 2000 acciones al portador con valor de 100.00 pesos cada una; en ella los hermanos Escovar participaron con 155,000.00 pesos. El capital correspondiente representaba el edificio, las máquinas, las calderas, las bombas, dinamos, flechas, tuberías, lámparas, postes y demás objetos que constituían la empresa.  Con tal participación, los Escovar alcanzaban la mayoría de las acciones, lo que los colocaba a la cabeza de la dirección de la nueva empresa.

Continuando con los Escovar, encontramos que para 1905 habían perdido todos sus derechos en la sociedad Escovar Hermanos, ya que en 1905 Jesús (hijo) vendió a Arthur de Cima la presentación del 50%  que tenia en la citada sociedad y en 1905 Joaquín también vendió su parte al mismo comprador. Tras esta ultima venta De Cima quedo como único dueño de las empresas de gas, luz eléctrica, ferrocarril urbano y fabrica de hielo establecido en Mazatlán. Con ello, unió estas empresas a las de teléfonos y luz eléctricas, convirtiéndose así en el único distribuidor de energía para alumbrado eléctrico y fuerza motriz.

Tal fue su control que adquirió hasta plantas pequeñas como la de Juan Maxemin, quien en 1903 había comprado una maquina de vapor a la Fundición de Sinaloa con capacidad de 50 cv, y era utilizada para mover una planta eléctrica. Para 1908 esta planta eléctrica. Para 1908 esta planta fue vendida a la Empresa de Corriente Eléctrica de Mazatlán.

Esta empresa continúo funcionando en Mazatlán hasta 1928, cuando la compañía Abastecedora de Luz y Agua SA (Alfa) compro sus instalaciones y las de la Compañía Abastecedora.

Alfa construyo un nuevo edificio frente al astillero; además, para proporcionar un mejor servicio compro 2 motores Worthinton Diesel de 300 cv cada uno y otro mas de 400 cv.  Con este potencial estuvo en posibilidades de proporcionar el fluido eléctrico a precios especiales para clientes de escasos recursos.

Las compañías que proporcionaron energía eléctrica en Mazatlán lograron que la ciudad se insertara en el tren de la modernidad que estaba transformando las principales ciudades del mundo, con ello no solo vemos un puerto mejor iluminado sino mas dinámico debido al desarrollo que sus industrias y comercios alcanzaron, como ejemplos podemos señalar la Fundición de Mazatlán, la fabrica de textiles La Unión y los talleres de los hermanos Felton.


CIMA: De Oviedo a USA y México.

 

Ver CIMA_G eneralidades.

 

Estudio realizado por don Arturo José de Cima Azcona <arturodecima@yahoo.com>

 

 



















I.- Juan de Cima, nacido en Oviedo (Asturias, España)

¿en marzo del año 1817?,  pasó a América, falleciendo en Mazatlan Sinaloa, México.

 

Comerciante y minero. En 1856 compró Rafael Ezquerro dos solares unidos, situados en el “barrio de las lagunas” con dos casitas de teja, que media uno de ellos veinte varas de frente y sesenta y cuatro de fondo, y el otro, treinta y dos y media varas de frente sur; treinta y una varas de frente al norte; sesenta y ocho y media varas de frente al este y poniente, en la suma de $800. Estos terrenos fueron posteriormente adquiridos por Carlos Fuhrken, quien a su vez los vendió al Ayuntamiento en 1861 para ampliar su edificio en la parte norte. Tuvo inversiones mineras en el Distrito de Rosario. En 1862 era propietario de una tienda de lencería, a la que se le fijo una contribución mensual para alumbrado de $2.

 

Juan casó con Virginia  León Gómez. Padres de:

 

1.- John  Pastor de Cima León (San Francisco USA, n. 1863). Casó con Dorothy Jefferies H. Padres de:

1.1.- Teresa Virginia de Cima Jefferies (Mazatlán, n. 15-X-1897).

1.2.- Sara Alejandra de Cima Jefferies (Mazatlán, n. 1-III-1899).

1.3.- Juan Arthur de Cima Jefferies (Oklama Ca.: n. 5-XII-1902; + 22-IV-1991).

 

2.- Francisco de Cima León (San Francisco USA: n. VII-1856; + 4-VIII-1897). Célibe.

 

3.- Arthur de Cima León, que sigue la línea en II.

 

4.- Gertrudis de Cima León (San Francisco USA, n. 1858; + en Mazatlán el 23-XII-1939). Casa con el Dr. Humberto Sánchez Muños. Padres de:

4.1.- Dr.Leopoldo Sanchez de Cima (n. 15-XI-1907; + 16-XII-1976).

4.2.- Humberto Sanchez de Cima.

4.3.- Luis Sanchez de Cima.

4.4.- Virginia (Fini)  Sanchez de Cima.

4.5.- Jaime Sanchez de Cima.

4.6.- Alejandro Sanchez de Cima.

 

Juan  de Cima adoptó como hijo a:

5.- Jose de Cima y Valdez (Mazatlán, n. 29-XII-1980). Era hijo del Sr. Abraham Valdez, y fue adoptado el día 13-II-1892.

 

II.- Arthur de Cima León,  nacido en San Francisco (California, USA) el 3-I-1869 y fallecido en Mazatlán (Sinaloa,  México) el 12 dic 1930.

 

(Ver Notas 1 y 2, al final). En 1984 era agente de las máquinas motoras de gasolina Goleen Gate. Fue después propietario de la empresa de teléfonos y de una de las dos que surtían de luz eléctrica a la ciudad. En Julio 2 de 1902 compro a Jesús G. Escovar su participación en la Empresa de Gas, Luz Eléctrica, Carros Urbanos y Hielo, propiedad de la sociedad Escovar Hermanos, consistente en el 50% de representación, en la suma de $ 6,000. Fue accionista de la Empresa de Alumbrado Eléctrico y Teléfonos de Mazatlán, S.A., que se disolvió el 14 de Agosto de ese mismo año. En Julio 14 de 1899 entregaron los socios de Escovar Hermanos en anticresis todos los bienes de la sociedad a Arthur de Cima, en garantía de un préstamo de $24,000. Las oficinas de la empresa estuvieron ubicadas en un edificio que esta ubicado en la esquina suroriente de las calles Benito Juárez y Ángel Flores, donde hoy se encuentra el Palacio Federal. Desde Julio 23 de 1905 fue socio de la Compañía Tabaquera del Pacifico, S.A. La empresa eléctrica de De Cima continúo funcionando exitosamente hasta el año de 1927. Es en ese año que este empresario decidió vender todas las instalaciones y equipos a la Compañía Abastecedora de Luz, Fuerza y Agua (Alfa) representada oficialmente por Isaac Flacker y Alexander Stephen Hammond, para dedicarse a otras actividades empresariales. Fue desde Febrero 11 de 1894 cónsul de Estados Unidos, y de Colombia desde Noviembre de 1899. En 1914 era cónsul de Chile.

 

Arthur contrajo matrimonio el día 30-VI-1894, en la Santa Iglesia de Mazatlán, con Rosa E. Urrea de la Torre, nacida en Mazatlán en julio de 1876 y fallecida en New York Nj el 31-XII-1928. Padres de:

 

1.- Roberto Arturo  de Cima Urrea (Mazatlán, n. 12-IV-1895). Casa con María Argote, de la misma naturaleza. Padres de:

1.1.- Roberto Arturo de Cima Argote (Mazatlán, n. 20-VI-1930).

1.2.- Francisco Arturo de Cima Argote (Mazatlán, n. 29-X-1932).

 

2.- Margarita Bertha de Cima Urrea (Mazatlán, n. 17-III-1898). Casa el 3-XI-1920, en New York NJ, con Juan Quintana Avalos (Puebla PL: n. 18-IV-1881; + 18-II-1983).

 

JUAN QUINTANA: El 18 de Abril de 1881 nació en la cuidad de Puebla a. Quintana Avalos, Existencia dedicada por tres cuartos de siglos a la medicina hechos excepcionales que se conjugan en la figura venerable del mencionado médico. La satisfacción corresponde a toda nuestra patria, por ser el decano de los médicos de la República; el estado de Puebla, por su nacimiento; y a la familia Quintana por contarlo entre sus miembros mas queridos y distinguidos.

        El medico Quintana, de gran tradición en su natal Puebla, tiene la suerte de vivir en la casa del siglo XVI que construyera alguien perteneciente a su familia y que en este siglo él recuperó. Nacido dos días después de que la ciudad cumpliera el 350 aniversario de su fundación.

         Sus estudios primarios los realizó en el colegio del padre Bustillos; los preparatorios, en el Colegio Católico, y los profesionales en el colegio del Estado, hoy Universidad. De sus experiencias de iniciación de carrera, recuerda a los que desertaron el primer día de clases, cuando se enfrentaron al anfiteatro; otros, los que llegaron al final, alcanzaron fama como Agustín Cruz y Celis, quien después fundo el sanatorio de su nombre.

         Antes de su recepción profesional prestó servicios como practicante en la mina de plata de Taviche, en Oaxaca, lugar poco conocido; el ingeniero Alberto Bustamante informa que la mina existente en 1905 ya no se explota y que ahora hay un pueblo denominado San Jerónimo Taviche, ubicado a doce kilómetros de Ocotlán. Todo ha  cambiado en setenta y cinco años, durante sus estudios, práctico en el hospital de san Pedro, el más antiguo. Al recibirse, fue medico interno, especializándose de inmediato en lo que será su actividad de siempre: le ginecología. Por vez aparece como médico en el calendario de Puebla de 1908 de José Mendizábal.

           En los primeros meses de 1910 se trasladó a París y poco supo de los inicios de la revolución, por no llegar noticias a Francia.

           En París se desenvolvió bien. Había estudiado en textos franceses; los únicos que había antes de la hegemonía norteamericana. Tomó cursos de postgrado en materia ginecológica. Practicó en los hospitales de Saint Louis y Hotel-Dieu. Conoció nuevas técnicas; entre ellas el uso del Forceps Pinard. Viajó por Suiza, España e Italia y, después de dos años regresó a Puebla con gran experiencia en su especialidad, por lo adelantos que en relación con México encontró en París. En Europa conoció el Radium y fue el introductor de este tratamiento en Puebla.

             Instaló su consultorio en la calle de miradores, volvió al Hospital de San Pedro, como encargado de la sala de obstetricia. Cuando se inauguró el Hospital General tuvo a su cargo una sala que después llevo su nombre. Fue Director General de este nosocomio por muchos años, además de atender con éxito su consultorio.

              Su inquietud por saber mas lo llevo en 1918 a Nueva York; aprendió entonces la operación cesárea baja; abandonando la alta que practico en París. Cabe mencionar que este médico realizó la primera operación cesárea en Puebla, en una señora jorobada que vivía en la casa del Alfeñique, casa que próximamente será inaugurada como museo.

              El doctor Quintana prestó sus servicios en la casa de Maternidad; de la cual su padre fue patrono; así como en la beneficencia Española y, fue fundador de la Cruz Roja de Puebla. Otro consultorio que instaló fue el que instaló en la totalidad del primer piso de una de las casas mas hermosas de aquella ciudad; construida en estilo renacimiento a mediados del siglo XIX por el arquitecto Lorenzo de la Hidalga, en la hoy calle de reforma; edificio de alta calidad que fue demolido años después para construir un estacionamiento.

 

Juan y Margarita fueron padres de:

2.1.- Rosa Josefina Quintana de Cima (Puebla PL, n. 11-XI-1921).

2.2.- Juan Quintana de Cima (Puebla PL, n. 18-III-1923).

 

3.- Martha Aurora de Cima Urrea (Mazatlán, n. 19-VII-1899; + 20-VI-1964). Casa con Ángel Diego Ceballos, nacido en Santander, España, y fallecido en México D. F. Padres de:

3.1.- Angel Diego de Cima, nacido en México D. F.

3.2.- Carmela Diego de Cima, nacida en México D. F.

3.3.- Salvador Diego de Cima, nacido en México D. F.

 

4.- Carmen Mercedes de Cima Urrea (Mazatlán, n. 11-I-1901; + en Puebla). Casa con Antonio Rivero. Sin descendencia.

 

5.- Arthur David de Cima Urrea,  que sigue la línea.

 

6.- David Arturo de Cima Urrea (Mazatlán, n. 12-XI-1905; + en Quila el 15-IV-1942).  Casa con Dolores Cota, y en segundas nupcias con Carmela Millán. De ambos enlaces nacieron:

6.1.- David Walter de Cima Cota (Mazatlán, n. 17-XI-1932).

6.2.- Rosa de Cima Cota (Mazatlán).

6.3.- David de Cima Millán (Mazatlán).

6.4.- Alberto de Cima Millán (Mazatlán, n. 30-X-1939; + 28-V-1969).

 

7.- Ernesto Jesús de Cima Urrea (Mazatlán, n. 30-IX-1908). Casa con Carmen Sánchez Rojo, natural de Culiacán Sin. Padres de:

7.1.- Ernesto de Cima Sanchez (n. en Culiacán; + en Tucson az).

7.2.- Carmen de Cima Sanchez (Culiacán, n. 8-V-1940).

7.3.- Cecilia de Cima Sanchez (Culiacán, n. 17-II-1945).

7.4.- Juan de Cima Sanchez (Guaymas Son., n. 28-VIII-¿1963?).

 

8.- Hernando de Cima Urrea (Mazatlán, n. 27-XI-1910; + 12-IV-1980). Industrial pesquero. Alberto Avilés consigna el hecho de que en 1947 Hernando de Cima fundó en La Reforma lo que es ahora la planta de congelado y enlatado que años más tarde, en 1957, paso a formar parte de la Sociedad Mexicana de Crédito Industrial (SOMEX) encabezada en aquellos días por un grupo de españoles, entre los que figuraba como cabeza visible Antonio Sacristán. SOMEX, como empresa Paraestatal, absorbió la Refrigeradora Comercial de Culiacán, que incluía plantas en Culiacán y La Reforma, quedando integrada la Nueva Pesquera de Topolobampo, con oficinas generales en Topolobampo y radio de acción en el centro y norte de Sinaloa hasta Yavaros, Sonora.

 

Hernando casó en Guaymas con Maria Luisa Cubillas Morales, natural de Culiacán. Padres de:

8.1.- Maria Luisa de Cima Cubillas (Mazatlán, n. 15-II-1947).

8.2.- Beatriz Aline de Cima Cubillas (Mazatlán, n. 14-VII-1948).

8.3.- Margarita de Cima Cubillas (Mazatlán, n. 1-XI-1955).

 

III.- Arthur David de Cima Urrea, nacido en dicho Mazatlán el 23 de Agosto1902 y fallecido en igual ciudad el 23 de Septiembre de 1966.

 

Industrial. Se inició en las actividades profesionales como armador, dueño de un barco de carga de cabotaje. Luego trabajo asociado con su hermano Hernando en la pesca de camarón en Guaymas, Sonora, y cuando se descubrió la existencia del crustáceo en las costas frente a Mazatlán adquirió unos barcos y fue de los primeros industriales que se iniciaron en tal actividad en la ciudad. Fue socio de Isaac Coppel en la Congeladora del Pacifico, S.A. y luego de los hermanos Cevallos en la Refrigeradora Mexicana, S.A. Llegó a ser uno de los principales armadores camaroneros de Mazatlán y cuando se retiró construyó el Hotel de Cima, que durante muchos años se mantuvo como el mejor de la ciudad.

 

Arthur David casó con Justina Guereña Almada, nacida el 26-IX-1906 en Alamos Sonora, y fallecida el 23-V-1999 en Mazatlán. Padre de:

 

 

1.- Arturo José de Cima Guereña, que sigue la línea.

 

2.- Edna Rosa de Cima Guereña (Mazatlán, n. 20-VIII-1928). Casó en Mazatlán el 20-IV-1948 con Luis Felipe Cevallos Gomez, nacido en igual lugar el 13-XI-1923. Padres de:

2.1.- Edna Rosa Cevallos de Cima (Mazatlán, n. 3-II-1949).

2.2.- Luis Felipe Cevallos de Cima (Mazatlán, n. 11-II-1950).

2.3.- Ramón Rómulo Cevallos de Cima (Mazatlán, n. 17-II-1952).

2.4.- Francisco Javier Cevallos de Cima (Mazatlán, n. 3-III-1954).

2.5.- Norma Daniela Cevallos de Cima (Mazatlán, n. 24-X-1955).

2.6.- Jerónimo Cevallos de Cima (México D. F., n. 12-VIII-1962).

 

3.- Justina de Cima Guereña (Mazatlán, n. 1929). Fallecida al año siguiente.

 

4.- Gilberto Sergio de Cima Guereña (Mazatlán, n. 2-VIII-1930). Casó en Guadalajara Jal., el 20-IX-1944, con Olivia María Aldrete Hass (n. 20-IX en San Diego, California). Padres de

4.1.- Olivia Teresita de Cima Aldrete (Mazatlán, n. 3-X-1963).

4.2.- Mónica de Cima Aldrete (Mazatlán, n. 23-IX-1964).

4.3.- Adriana de Cima Aldrete (Mazatlán, n. 3-IV-1966).

4.4.- Fernanda de Cima Aldrete (Mazatlán, n. 30-IX-1968).

4.5.- Alejandra de Cima Aldrete (Mazatlán, n. 30-I-1970).

4.6.- Sergio de Cima Aldrete (Phoenix Az, n. 16-X-1973).

 

5.- Jeanette de Cima Guereña (Mazatlán, n. 15-XI-1931). Casa en Mazatlán el 20-X-1984 con Alberto Fuentevilla Pelaez, nacido en igual ciudad el 13-VI-1930. Padres de

5.1.- Alberto Arturo Fuentevilla de Cima (Mazatlán, n. 18-IX-1957).

5.2.- Juan José Fuentevilla de Cima (Mazatlán, n. 24-VI-1959).

5.3.- Roberto Fuentevilla de Cima (Mazatlán, n. 10-III-1963).

 

6.- Martha Justina de Cima Guereña (Mazatlán, n. 1-I-1933). Casa en Mazatlán con Oscar Barros Ferreiro, nacido en igual lugar el 11-XII-1932. Padres de:

6.1.- Oscar Barros de Cima (Mazatlán, n. 14-XI-1956).

6.2.- Arturo Barros de Cima (Mazatlán, n. 13-IV-1958).

6.3.- Martha Elizabeth Barros de Cima (Mazatlán, n. 18-XII-1959).

6.4.- Gerardo Barros de Cima (Mazatlán, n. 28-VIII-1963).

6.5.- Rebeca Barros de Cima (Mazatlán, n. 25-VI-1965).

6.6.- Mauricio Barros de Cima (Mazatlán, n. 11-IX-1966).

 

IV.- Arturo José de Cima Guereña,  nacido en el citado Mazatlán el 25 de Agosto del año de 1927 y fallecido en igual lugar el 10 de Octubre del 2006, casó con Olga de Azcona Matiella, nacida también en Mazatlán, el 11-XI-1930. Padres de:

 

1.- Olga Justina de Cima Azcona, nacida el 5-XI-1955 en Guadalajara (Jalisco,  México). Casó en Mazatlán, el 9-XII-1977, con Guillermo Kurt Heimpel Pruneda, nacido en Tequila, Jalisco, el 26-IX-1955. Padres de:

1.1.- Melissa Heimpel de Cima, nacida el 15-X-1979 en Tucson Az.

1.2.-  Guillermo Kurt Heimpel de Cima, nacido el 15-X-1983.

1.3.- Ana Sofía Heimpel de Cima, nacida el 15-VIII-1990.

 

2.- Arturo José de Cima Azcona <arturodecima@yahoo.com>, nacido el 23-IV-1957 en la citada ciudad de Mazatlán, casó el 13-X-1984 con Bertha Eduviges de Guerra Henderson, nacida en igual ciudad el 14-VIII-1964. Padres de:

1.- Arturo Ricardo de Cima Guerra, nacido el 22-X-1985 en San Diego, California, Usa.

2. Bertha Maria de Cima Guerra, nacida el 26-IX-1989 en Scottsdale,  Arizona, EUA.

 

3.- David de Cima Azcona, nacido el 18-XII-1958 en Mazatlán. Casó el 1-XII-1990 con Karen Jonsson Gavica, n. el 18-V-1969 en igual ciudad. Padres de:

3.1.- David Alejandro de Cima Jonson, nacido el 18-V-1994 en Mazatlán.

3.2.- Ingrid de Cima Jonson, nacida el 19-VII-1999 en Mazatlán.

 

4.- Jorge Sergio de Cima Azcona, nacido el 10-III-1960 y fallecido infante el 3-VI-1960.

 

5.- Justina Isabel de Cima Azcona, nacido el 18-V-1961 en Mazatlán, donde casó el 20-X-1984 con Fernando Berdegue Sacristán, nacido en México D. F. el 8-XI-1959. Padres de:

5.1.- Fernando Jose Berdegue de Cima, nacido el 20-VII-1987 en Mazatlán.

5.2.- Daniel Antonio Berdegue de Cima, nacido el 18-XII-1988 en Mazatlán.

5.3.- Nicolás Berdegue de Cima, nacido el 21-II-1992 en Mazatlán.

 

6.- Maria Eugenia de Cima Azcona, nacida el 7-V-1964 en Mazatlán, donde casó el 12-XII-1992 con Jorge Millán Osuna, nacido en México D. F. el 5-XI-1955. Padres de:

6.1.- Isabela Millán de Cima, nacida en Mazatlán el 19-XII-1994.

6.2.- Sebastián Millán de Cima, nacido en Mazatlán el 5-XI-1998.

 

7.- Ana Lourdes de Cima Azcona, nacido el 3-VI-1968 en Mazatlán, donde casó el 4-IV-1991 con Sergio Pelayo Osuna, nacido el 17-XII-1957 en igual lugar. Padres de:

7.1.- Sergio Pelayo de Cima, nacido el 24-XI-1992 en Mazatlán.

7.2.- Ana Lourdes Pelayo de Cima, nacido el 29-X-1997 en Mazatlán.

7.3.- Catalina Pelayo de Cima, nacido el 28-XII-1998 en Mazatlán.

 







 

Estudio realizado por don Arturo José de Cima Azcona <arturodecima@yahoo.com>

 

 

 

 

                         Antonio Castejón.
                                        maruri2004@euskalnet.net
                                       monedacuenta@euskalnet.net
                                       www.euskalnet.net/laviana

 

 

 

 

escudo_de_cima.jpg