Presumiblemente el edificio más antiguo del puerto de Mazatlán



 Michael C. White, inglés también conocido como Miguel Blanco, fue uno de los primeros europeos en visitar  este puerto. Llegó  aquí  el  año  mil ochocientos diecinueve a bordo  de la  goleta “Flor de Mayo”,  la  cual era capitaneada por el español  Pepe Sailas. 


 El inglés señala:


“de La Paz nos dirigimos a Mazatlán, donde no había otro edificio más que el de la aduana”.

 La balandra Blossom zarpó de Spithead, Inglaterra, el diecinueve de mayo de mil ochocientos veinticinco. 

Ésta, a pesar de estar equipada con dieciséis cañones, tenía una misión puramente científica consistente en explorar el estrecho de Bering. Por tal razón su capitán, William Frederick Beechey, había sido instruido que en caso de que surgiese la guerra entre Inglaterra y alguno de los países que tocaría, debería izar bandera blanca y abstenerse de participar en combate alguno. La balandra visitó no sólo el estrecho de Bering, sino que ya de regreso a Europa, a su paso  por  la  República  Mejicana, ancló  en lugares  como San Francisco y Monterey, California; San Blas, Jalisco; 

y Mazatlán, Cinaloa. A este puerto llegó el barco el tres de febrero de mil ochocientos veintiocho. 


Fue este hombre inglés uno de los primeros exploradores europeos en llegar a nuestro puerto.

www.amigosdemazatlan.com.mx


Historias Mazatlecas


La Aduana

mapa_1828_Beechey.jpgportal_aduana_aaa_web.jpgpatio_aduana_web_aaa_web.jpgvigia_aduana_cobertizo_y_muelle_aaa_web.jpg

Mapa de la ciudad y puerto de Mazatlán 1828 

realizado por el capitán W.F. Beechey

(Fuente: archivo Miguel Valadés Lejarza)


Durante los cinco días que pasó en este puerto, Frederick Beechey no se concretó a ver el caserío de pescadores que era el Mazatlán de ese entonces. Él era un cartógrafo por naturaleza y durante su breve estadía realizó uno de los primeros y más exactos mapas no sólo del puerto y sus alrededores, sino también de aquellas casas al norte del cerro de la aduana.

 

El 19 de junio de 1861 el gobernador Plácido Vega recibió una carta del administrador de la Casa Careaga, Farber y Compañía  diciéndole: “El administrador de la Aduana marítima acudió  a nosotros el mes pasado por un préstamo de mil pesos para la conclusión del edificio de la aduana.”

 

 

Edificio de Aduana de Mazatlán.

 

Desde los tiempos en que las oficinas aduanales fueron cambiadas del poblado de Villa Unión al Puerto de Mazatlán en el año de 1828, se hizo evidente que se requería de un edificio apropiado que estuviera bien ubicado. Por esas razones y con el apoyo y autorización estatal y federal se construyo este imponente edificio. Inaugurado en el año 1842 por el Gobernador del Estado y altos jefes militares, en presencia de los principales comerciantes del puerto.

 

El movimiento aduanal que se registraba en ese recinto era impresionante, habría que recordar que en esos tiempos los ingresos por derechos aduanales que se recababan en Mazatlán eran casi iguales a los que se cobraban en el Puerto de Veracruz que en ese entonces era el principal Puerto Mexicano. Además cabría decir que estos derechos eran la principal fuente de ingresos tanto del gobierno estatal como de la prefectura local, ante la casi inexistencia del impuesto predial.




Este  edificio  se  caracteriza  por  tener  en  la  entrada  un  amplio portal Neoclásico con dos columnas de  estilo  Dórico que sostienen una cornisa sobre la que descansa un medio techo en forma triangular, 

se  pueden  admirar  unas  ornamentaciones que hacen referencia al propósito marítimo del edificio sus ventanales son rectangulares y espaciosos siguiendo la usanza de la época.


Las oficinas interiores se localizan alrededor de un espacioso patio central, interconectadas por un corredor desde el que se puede observar un jardín al centro.

El edificio fue recientemente restaurado en sus interiores y exteriores respetando el diseño arquitectónico original hasta en él mas mínimo de los detalles.

 

 Fue construido en 1837 como sede de la aduana marítima, lugar donde desfilaron grandes riquezas en oro y plata; así como numerosos personajes de la política, las artes y los espectáculos de México y el mundo, este edificio básicamente se localizaba frente al mar y al muelle, (Antes de construir lo que actualmente el Fracc. Playa Sur).

 

Uno de los edificios más antiguo, y mejor conservados, que asemeja una hacienda de la época porfiriana en su entrada se ubica un amplio portal Neoclásico con dos columnas de estilo Dórico que sostienen una cornisa sobre la que descansa un medio techo en forma triangular, se pueden admirar unas ornamentaciones que hacen referencia al propósito marítimo del edificio, sus ventanales son rectangulares y espaciosos siguiendo la usanza de la época, las oficinas interiores se localizan alrededor de un espacioso patio central, interconectadas por un corredor desde el que se puede observar un jardín al centro.

 

Mexicano. Además cabría decir que estos derechos eran la principal fuente de ingresos tanto del gobierno estatal como de la prefectura local, ante la casi inexistencia del impuesto predial.

La aduana, como institución, es parte fundamental de la historia de Mazatlán. El caserío naciente cobró carta de naturalización cuando en 1828 se instaló esta oficina en el puerto. La aduana vino a formalizar, la existencia de la población. Antes de esa fecha, Mazatlán se consideraba como lugar de paso y fácil contrabando. El establecimiento de la aduana contribuyó a modificar el panorama y a reforzar la vocación comercial del puerto. El área de atraque de los buques se trasladó de la Playa Norte a la Playa Sur. Se levantó un muelle a la vera del Cerro de la Cruz. Aunque las oficinas aduanales no se ubicaron, desde el principio, frente al muelle.

 

La construcción del edificio, donde funcionó esta dependencia hacendaría, fue realizada hasta 1861-1862. El constructor original de la finca fue don Francisco Bonet, quien se hizo cargo de la edificación mediante un convenio con el gobierno federal, mediante el cual, el cobraría durante cinco años un impuesto, tasado de común acuerdo, por cada bulto de los que pasasen por el muelle.


El recinto portuario fue completado con la Bodega de la Aduana que se le encargó a


 La Fundición de Sinaloa 


y fue construido con la aportación de la Cámara de Comercio de Mazatlán, cuando está se formó en 1885.


















.










.......




calle_del_arsenal_hacia_el_norte_web.jpgaduana_web_a.jpg



Fuente:

 

Mazatlán Decimononico

 http://casozarainditex.blogspot.mx/2009/06/blog-post.html


Fotos:


Peche

Manuel Gomez Rubio

SHM

Gustavo Gama Olmos





arreglos web 


Gustavo Gama Olmos



Mazatlán,  Sinaloa  ultima modificación 01/10/2014









 





























.










.......




El Puerto fue conocido en un tiempo como Villa de los Costilla por ser este el apellido de uno de los soldados españoles que venían desde el Presidio, de lo que hoy es Villa Unión, a vigilar los embarques.


Después un comerciante de San Sebastián, hoy Concordia, Vicente Hortigosa y la casa comercial Fletes de El Rosario, hicieron gestiones ante el gobierno para que cambiara el embarcadero de San Félix, (en el Puerto Viejo hoy Playa Norte), al pie del Cerro del Vigía situado en el lado opuesto (hoy playa sur), al cual se le llamo Puerto de Hortigosa,


Ya para 1778? las Cortes de Cádiz tenían contemplado darle categoría de puerto de altura.

 

Cuando la  Constitución liberal de Cádiz favoreció la creación de ayuntamientos libres,el puerto de Mazatlán fue abierto al comercio extranjero por decreto de las cortes españolas. 


Esto fue el 9 de noviembre de 1820, pero la medida no surtió efecto por la Revolución de Iguala. 

Sin  embargo, al   finalizar la  Guerra  de  Independencia, la  región  de  Sonora y Sinaloa  aceptó el imperio de Agustín de Iturbide, 

y Mazatlán fue declarado puerto de altura. 


Surge entonces la primera oficina de gobierno local y se empieza a construir en 1828 el edificio de...  


La Aduana Marítima

plazuelas_6.jpg

Una placa de mármol colocada en el exterior conmemora el centenario de la liberación del puerto de las tropas invasoras Francesas por el ejército republicano en 1866.




El   frontispicio   tiene  en  relieve  tres  símbolos:  uno  referente  a   las   importaciones   de   vestido, otro con la cara de un buey representación de la riqueza y finalmente un ancla por el tipo de aduana.


aportación de Luis Antonio Martínez Peña  facebook

aduana_arcos_a_b.jpg

a cargo del señor don José Máximo Magan

productos.jpg

Agradecemos el patrocinio de nuestro gran amigo

                 Rodolfo "popo" Castañeda